No trates de mejorar lo que ya es perfecto (Parte II de III)

Pinky y Cerebro

En el año 1993, se estrenó (gracias al éxito de Tiny Toons) una nueva serie de dibujos animados producida por Steven Spielberg llamada simplemente Animaniacs. Aunque se podría decir que los Hermanos Warner (y la hermana Warner) eran los protagonistas del show, había cortos animados de muchos otros personajes, entre ellos dos ratones que llamaron mucho atención: Pinky y Cerebro.

La premisa era simple pero daba lugar a multiples situaciones y el mismo Cerebro la explicaba en cada episodio: “Somos dos ratones de laboratorio, genéticamente alterados, tratando de conquistar al mundo”. Y cada noche significaba un nuevo intento por lograr su cometido.

Cerebro es un genio, y es quién realmente tiene la meta de la conquista global. Pinky es un ratón noble y tonto, que solo participa en los planes de su amigo por lo mucho que lo estima. Pero la poca inteligencia de Pinky no harta, de hecho es muy simpático y gracias a él las aventuras eran graciosas, y de paso, tenía la habilidad de mostrar que Cerebro tenía sentimientos y no era solo un tirano con sed de poder.

Los planes aunque extraños (ej. fabricar una super secadora de ropa para que la estática pegue a todos los que usen pantalones al piso) involucraban la aparición de varias celebridades y líderes mundiales o íncluso hasta personajes históricos, ya que las aventuras podrían ocurrir en cualquier época.

Ambos alcanzaron tanto éxito que poco a poco fueron ganando protagonismo, empezando por un capítulo entrero de 30 minutos dedicado a ellos en Animaniacs, pasando por apariciones especiales en Fenomenoide y en un especial de Halloween de Tiny Toons, hasta conseguir su propio programa en 1995.

Su show tenía la misma premisa que sus cortos en Animaniacs e introdujeron a un nuevo personaje llamado Snowball, quién era nada mas y nada menos un hamster rival de Cerebro en su meta por conquistar al mundo. De hecho una vez Snowball logró su cometido al tomar el lugar de Bill Gates y crear un super monopolio.

Cerebro: “¿Estás pensando lo mismo que yo, Pinky?”

Pinky: “¿Snowball para Windows?”

Cerebro: “No, Snowball ya conquistó al mundo”

Aunque realmente no tenía una continuidad muy compleja, hay muchos episodios memorables. Como en alguna ocasión Cerebro fue a una junta de Megalómanos Anónimos, a la cual tambien asistían Bill Clinton, Fidel Castro y el principe Carlos (este último se sintió feliz por encontar a alguien mas chaparro y orejón que él). Y hablando de Bill Clinton, en Fenomenoide era un gran lider y en Pinky y Cerebro era un perfecto idiota ¿Habrá tenido Spielberg algún problema con él?

Se podría decir que era un programa infantil, pero obviamente un adulto lo disfrutaba más porque captaba algunas sutíles críticas sociales que aquí se presentaban. De hecho en un episodio (cuando Cerebro entra a trabajar a una corporación) hubo algunos chistes de oficina incluyendo una ligera mención al acoso sexual .

Pinky: “Cerebro, ¿que vamos hacer esta noche?”

Cerebro: “Lo mismo que hacemos todas las noches Pinky, tratar de conquistar al mundo”

Pinky, Elmyra y Cerebro (¿En que estaban pensando?)

Elmyra Duff (Elvira Duff en español) apareció por primera vez en Tiny Toons. Básicamente es un niña tonta que adora a los animales, pero el sentimiento no es mutuo. Sus mascotas le temen por sus abrazos (tan fuertes como para quebrar las costillas), porque los obliga a usar ropa y peinados tontos, por que los confina a una jaula o porque algunos simplemente no soportan su estupidez. Por mucho tiempo pense que su apellido era Desmond, pues así la nombran en un episodio. Luego me enteré de que dicho episodio fue parodia de la película Sunset Boulevard, cuya protagonista era Norma Desmond.

Elmyra hizó una aparición en Animaniacs y fue un capítulo muy divertido. En resumen, Elmyra era un personaje gracioso…en pequeñas dosis. No se a quién se le ocurrió meterla como compañera de los dos ratones de laboratorio genéticamente alterados favoritos de todos.

En 1998 surgió la aberración conocida como Pinky, Elmyra y Cerebro. Ahora resulta que las nuevas mascotas de esta niña eran Pinky y Cerebro. La meta seguía siendo la misma, pero (error no. 1) los planes se limitaban al vecindario. Ejemplo:

“Hacerme pasar por niña en desgracia para que la gente se encariñe conmigo y conquistar al mundo”

“Hacer que Elmyra gane el concurso de ciencias porque necesito el telescopio que dan de premio”

Y aunque quizas los planes de la versión original eran igual de absurdos, involucraban (como ya lo mencione) viajes al rededor del mundo y la aparición de rostros famosos. Aquí jamas salían más lejos del patio del vecino.

También hice mención de que Pinky era muy simpático y su estupidez (o mejor dicho ingenuidad, por que si tenía sesos) era divertida. En el caso de Elmyra era desesperante por que no tenía neuronas (Buster Bunny dijo alguna vez que la mayonesa era más inteligente que Elmyra). Lo que más me provocaba darle una cachetadas era cuando le lavaba la boca a Cerebro con agua y jabón porque para ella las palabras científicas eran groserías.

Obviamente la serie fue un fracaso y quizas lo único recatable era el intro, que incluía una secuencia donde Cerebro le reclamaba a los ejecutivos de Warner Brothers el haber metido a Elmyra en el programa (y los muy desgraciados lo echan del edificio).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: